lunes, 1 de mayo de 2017

Necesitamos nuevas funciones sociales para la escuela: Atención Temprana e investigación integrada



"La investigación es una obligación ética con las generaciones venideras". Pedro Miguel Echenique

La escuela es un nodo al que se conectan muchas familias por lo que se maximiza la intervención social si se dota a estos grandes conectores sociales de recursos e intervenciones específicas
La sociedad ha cambiado y aparecen nuevas necesidades que solamente la escuela puede satisfacer si cuenta con los medios necesarios. Las nuevas patas de la mesa tienen que ser:

  • Atención Temprana dentro del colegio para los niños y las familias
  • Más maestros y auxiliares por aula de 0 a 6 años y en primaria
  • Investigación científica en la escuela

Debemos tener en cuenta y prepararnos para los movimientos sociales que se nos vienen encima en lo personal, lo laboral y lo social, porque son de profundo calado para todos: 

Los sueldos más bajos, y según parece, más personas sin trabajo por culpa de los robots y la Inteligencia Artificial, el aumento de las familias monoparentales y la destrucción de las redes de apoyo tradicionales como eran los amigos, los familiares cercanos, los vecinos que ayudaban, etc.

La globalización imparable trae consigo mayor movilidad por motivos económicos y sociales.  Lamentablemente la inmigración es un factor de riesgo en salud mental y en el que hay que poner especial cuidado para una adecuada integración social que no suele ser fácil, al perder: familia, amigos, lengua, cultura, costumbres, religión, valores, raíces, … produciéndose sentimientos de desarraigo que se transmiten a los hijos, incluso a los hijos de los hijos que han nacido y han sido educados aquí, aumentando la conflictividad social futura.

Cuando hablamos de atender al niño y a la familia, hablamos de crear un contexto óptimo de desarrollo. Por lo tanto, el proceso de intervención ha de estar centralizado e integrado en el colegio, porque las familias y su sistema relacional lo tienen cada vez más difícil, sean inmigrantes o no.

Las familias en riesgo social tienen menos conexiones a otras personas por lo que están en la periferia de las redes sociales y sus conexiones son de peor calidad y más frágiles también con las instituciones, incluida la Atención Temprana


La escuela infantil debe de pasar de ser pre-escolar a ser socio-atencional e integradora. Esto implica un cambio de concepto, no basta con la atención a los padres y a los niños que estamos haciendo ahora, hemos de ir a trabajar junto a los padres, los niños y los maestros. 

Las recomendaciones y pautas comportamentales en un despacho con los padres es hacer trampa. Muchas de las cosas que dicen los profesionales no funcionan. No se lleven las manos a la cabeza. Decir lo que se tiene que hacer no es lo mismo que enseñar a hacer. Atender al niño una hora a la semana en el centro de AT y a los padres una hora al mes en el despacho es ineficaz en la mayoría de las ocasiones.

Aprender se aprende haciendo con una persona que sabe más que uno, mano a mano. Desde la charla, el mal profesional no deja de estar sentado en su torre de marfil y su ego no deja de crecer mientras culpabiliza a los padres o al maestro por no conseguir mejorar los problemas de sus hijos o alumno. 

Para pisar realidad, y junto a los triunfos los fracasos de forma realista, los profesionales de la Atención Temprana deben estar a pie de obra con los padres y los maestros en los contextos donde el niño se desenvuelve, donde el niño aprende a vivir y entender el mundo. 

Por más vueltas que se le den, la escuela es la mejor de las ubicaciones posibles para las intervenciones y no solamente para la intervención, sino que es un marco perfecto para la investigación con grupos de control en ambientes naturales. No podemos sacar a los niños de los centros para hacer estudios, pero sí podemos ir a los colegios a estudiarlos.

El mejor sitio para evaluar científicamente las medidas y los tratamientos es el colegio, ¿por qué no hay investigadores en los colegios? ¿Cuál es el presupuesto en investigación en Atención temprana y en la infancia? ¿Qué líneas de investigación tenemos abiertas? 

Muchos de los tratamientos y pedagogías que predicamos no están basados en la mejor evidencia disponible, se hacen porque “siempre” se ha hecho así o porque suenan bien. Tenemos que poner a prueba nuestros postulados. Y sin observación y registro objetivo y sistemático de lo observado no es posible.

Los niños con Necesidades Educativas Especiales pueden relacionarse menos en el aula con sus compañeros disminuyendo su integración y sus posibilidades de mejora


Nos queda mucho por hacer si no nos auto-engañamos y establecemos las políticas que realmente nos dotan de las personas y los medios suficientes para poder hacerlo. 

En definitiva, nos jugamos nuestro futuro social en la medida que nuestras instituciones dan o no respuestas rápidas a nuestras necesidades humanas y que debido a los cambios tecnológicos y sociales asociados sufren cambios cada vez más a un ritmo vertiginoso. 

Ya no tenemos ni los niños ni las familias de antes, son distintos, y necesitamos saber si las terapias y la educación que realizamos son adecuados para ellos o hay que hacer cambios.

Señores, despierten, el futuro lo estamos creando nosotros ahora, reaccionando a lo que nos sucede.


No hay comentarios:

Publicar un comentario